miércoles, 16 de mayo de 2012

13° Obra en Competencia: El último adiós de Nicolás Barreiro (Ecuador)




Título: El último adiós.
Director: Nicolás Barreiro
País: Ecuador
Categoría: Obra larga a competencia.
Clasificación: +13
Género: Drama
Elenco:
Daniel – Jean Luc Bilodeau
Miguel – Josh Hutcherson
Pedro – Cole Sprouse
Sebastián – Mitchel Musso
Lucía – Saoirse Ronan
Directora – Marcia Gay Harden

 
Banda sonora:
Michael Clayton Soundtrack Times Square: http://www.youtube.com/watch?v=Ka7psZRpuc0&feature=relmfu

End Credits Hans Zimmer & Omar Rodriguez Lopez The Burning Plain Score: http://www.youtube.com/watch?v=cHoOw4bNeA8&feature=related

Biutiful soundtrack - Vitaliy Zavadskyy: http://www.youtube.com/watch?v=i5EpnbziteY&feature=related


The Road (Soundtrack) - 01 Home: http://www.youtube.com/watch?v=ZT6uT5yb1qo

Sinopsis: Historia de los 2 días después de la muerte de un estudiante estimado en su curso, vista desde los ojos de uno de sus mejores amigos.

Argumento:

Se escribe en letras blancas

“A Alexander”

1


La toma abre en un prado verde por la mañana. Se escucha “Times Square” El sol ha salido y baña con sus fuertes rayos todo el lugar. En el colegio del municipio los padres dejan a los pequeños para que reciban las clases de la jornada. Un narrador omnisciente habla, mientras se recorre los rincones del colegio.

Narrador: Esa mañana todos sentíamos un frió congelador diferente. Aunque el sol brillaba en lo más alto, un viento envolvía nuestros jóvenes cuerpos. Seguramente era el anuncio que estaba por suceder… Y de una u otra manera la naturaleza ya nos lo estaba diciendo a su modo.

Los jóvenes del 4to año de secundaria (entre 15 y 16 años) se encuentran sentados en sus pupitres prestos a recibir las clases. Entre ellos destacamos a Daniel, Miguel y Pedro en el centro del aula, cada uno sentado junto al otro. Daniel saluda con la mirada coqueta a una compañera junto a ella, Lucia. La profesora junto a la directora del colegio entran lentamente por la puerta principal. Los alumnos se ponen de pie. La directora hace una seña, como diciendo que se sienten.

Finaliza Times Square.

Tras un minuto de turbador silencio en el que pareciera el anuncio de la noticia más fatídica del año, la directora con voz titubeante exclama ante el asombro de todos.

–Mi presencia aquí es para comunicarles la ausencia de su compañero Sebastián. Sé que muchos de vosotros lo queréis y estimáis, por eso me resulta imposible de ocultar… A Sebastián lo encontraron muerto esta mañana en su casa. –dice cortante como asfixiada por sus palabras.

El curso queda entumecido y anonadado.

El sonido de la directora hablando lentamente se va apagando mientras nos acercamos hacia el joven rostro de Daniel. Entendemos que él es el narrador de la obra.

Daniel (en off): La noticia fue fulminante para todos. Las muchachas del salón se pusieron a llorar sin control, mientras los varones nos quedamos perplejos, anonadados, estupefactos. Sebastián era nuestro compañero de estudios en el cuarto año de Secundaria, nominado desde el inicio del Año Escolar como brigadier de nuestra sección. Un adolescente ejemplar: puntual, límpido y enérgico. Y lleno de nobleza. Se había incorporado recién este año y se alojaba en casa de su tía. ¿Qué había motivado su muerte? A medianoche una intensa hemorragia por la nariz; borbotones de sangre que nadie vio a esa hora. Y así amaneció muerto.

(Recuerdo)
Daniel recuerda un día antes cuando después de jugar en el estadio bajaron con el profesor de educación física y muchos estudiantes a zambullirse en el agua del río. Entre ellos estaba Sebastián.
Fin del recuerdo

La directora se marcha ante un curso devastado por la noticia.


2.

Se escucha “End Credits

Es de noche; la toma abre en lo que es un velorio. El féretro de Sebastián está en el centro de la casa. La gente está alrededor, mucho llanto se escucha en el lugar y por otros lados un silencio estupefacto.

Daniel (off): Las clases en todo el colegio se suspendieron. Era un día trágico y solemne. Los compañeros nos habíamos organizado para hacer una guardia de honor durante todas las horas, así sea de madrugada, a fin de acompañar sus restos mortales y no dejarlo ni un momento solo. Mi turno comprendía de doce de la noche a dos de la mañana, junto con Miguel, Juan y Pedro. Los cuatro estaríamos dos a cada lado de su féretro, dos a la cabeza y dos a los pies.

Miguel (uno de los compañeros) conversa con Daniel afuera de la casa mientras arrojan piedras al río. El silencio es tanto que solo se escucha el cauce de las aguas y las piedras al caer.

-Si alguien me hubiera dicho que no volvería a ver a Sebastián vivo, quizá no lo hubiera creído. Es que es difícil de asimilarlo. –dice Miguel arrojando las piedras con desdén.
-La muerte llega en el mejor momento de tu vida. A cada cual le toca –dice Daniel evidentemente tocado, sin siquiera mirar a su interlocutor, con el semblante fijo en un punto equidistante. Miguel lo mira con extrañeza. Espera un par de segundos antes de lanzar su pregunta.
-¿Qué pasa después de morir?
Daniel no responde.
-¿Sabes? –increpa el otro.
-No, no lo sé. Tal vez solo dejas de existir. No pasa nada.
-Mi madre me ha hablado muchas veces del cielo y del infierno. ¿Crees en eso?
-Creo en la vida Migue…
-¿A dónde crees que haya ido Sebastián?

Daniel recuerda.

Vemos a Sebastián ayudando en el aula limpiando el piso, en otra escena cortejando a una de sus compañeras, en otra escena fumando un cigarrillo de noche, en otra bebiendo un poco de licor a escondidas. En otra escena copiando en un examen.

Finaliza el recuerdo.

-Seguramente al cielo –responde Daniel.

Finaliza “End Credits”


3

Daniel (en off): En la habitación donde se veló a Sebastián alumbraban dos ceras entristecidas junto a su cuerpo. Todo lo demás era oscuro, hasta tenebroso.

Una compañera (Lucía) se acerca hacia donde está parado Daniel, a lado del féretro y trata de entablar una conversación. Se sientan en unos sillones grandes de la sala.

-Fueron a buscar a su madre. La pobre se enteró recién en la mañana del hecho. –dice Lucía bastante entristecida.
-Su madre debe estar destrozada. –dice Daniel.
-Aun no creo que haya pasado esto. Ayer todo estaba tan tan normal… -dice tratando de contener las lágrimas.
-A todos nos sorprendió.
-¿Sabes de qué fue?
-¿Su muerte?
-Sí.
-…. Dicen que fue una hemorragia interna. Pero que no se dieron cuenta hasta la mañana. Él no se quejó en toda la noche.

La cara de espanto de Lucia lo dice todo. Hace un ademán llevando sus manos hacia su boca. Daniel la queda observando, cuando ella baja la mano Daniel solo la toma como para darle ánimos y sus miradas de cruzan. Lucía lo mira fijamente y esboza una sonrisa en medio del dolor.

-Se hace de noche, ya está por terminar mi guardia, si deseas te puedo acompañar hasta tu casa. –dice Daniel.

Lucía asiente.

Vemos a lo lejos a ambos caminando hasta la casa de Lucía. Al llegar al portal la muchacha se dirige a él en tono serio y franco.

-He estado pensando en mi futuro ¿sabes? En lo que quiero hacer cuando sea mayor.
-¿Qué quieres ser? –pregunta intrigado Daniel.
-Alguien… Quiero ser alguien.

Daniel la mira con atención.

-Algún día me iré de este pueblo y cumpliré una promesa que le hice a Sebastián.
-¿Ah sí? ¿Cuál?
-Sería famosa, escribiría un libro alguna vez y le dedicaría uno de los personajes a él –rie recordando ese momento-, pienso cumplir esa promesa.
-Si eso es lo que quieres, lucha por cumplirlo.
-¿Tú no quieres salir de acá?

Daniel demora en responder, primero observa su alrededor.

-Este es mi hogar Lucía. Aquí nací y posiblemente muera. No me quiero aferrar a nada, no quiero ilusionarme para fracasar.. ¿Sabes cuántos sueños caídos hay en este mundo? Millones… sueños de gente que quiso lograr algo y no pudo, porque su egoísmo fue más grande que cualquier otra cosa. Voy a ser alguien, pero no me iré de este lugar. No le quiero dar la espalda a mi pueblo. Es simple. Soy yo… Tú quieres irte y eso está bien, pero ¿sabes una cosa? puedes hacer un futuro aquí.
-Eso es imposible. Nada se puede conseguir en este pueblo de mierda. Estoy harta de mi vida… Lo único que me motivaba era Sebastián… él me quería… ¿qué tengo ahora en este pueblo de porquería? –Dice entre lágrimas- nada! Estoy sola y harta. ¡Algún día me iré!

Daniel meditando seriamente sus últimas palabras.

-Tal vez el pueblo necesite que te vayas.

Se empieza a escuchar “Biutiful

Daniel se retira, Lucía queda en su portal masticando la última frase de Daniel. Este camina de regreso hacia el velorio y al llegar observa cómo una multitud se agolpa a ver lo que sucede en la casa. La madre de Sebastián parece haber llegado. Daniel corre apresuradamente y se da paso entre los mirones del lugar. Ciertamente era la madre acompañada de su hija mayor y hermana de Sebastián quienes llegaron a esa hora profunda de la madrugada

La mamá entra corriendo y en su rostro está la ansiedad y la última esperanza de que esto no sea cierto; que ella, y solo ella como madre, supiera que su hijo no estaba muerto, sino dormido.  
En los ojos de ella hay el conmovedor aleteo de quien quiere aferrarse a un imposible. Se abalanza sobre el cuerpo inerte de su hijo... Pero ahí está inamovible, tieso como una tapia. Levanta a su hijo de la mesa, se abraza a él y lo acurruca. Le habla al oído. Le canturrea enloquecida una canción. Le dice al oído un susurro, un silabeo primitivo, fuera de sí. Con su lengua lame sus orejas y de un momento a otro emite un grito desgarrador, salvaje, atroz. Y cae desmayada dejando que el cadáver vuelva con un golpe seco y otra vez letal, a la mesa donde la tabla resuena con un retumbo bronco. Familiares acomedidos la han llevado a las habitaciones que quedan en lo recóndito de la casa, echándole aire y rociándola con agua florida.

Daniel queda observando la escena petrificado mientras varias lágrimas bañan su rostro.

Termina “Biutiful”.

4

Daniel (off): La confesión de Lucía y el encuentro de la madre con su hijo me habían dejado un duro golpe. Pasadas las 2 de la madrugada llegaron otros compañeros para relevar nuestro turno de rendirle homenaje a nuestro amigo. Tras eso traté de averiguar algo de la mamá, si es que se recuperaba para dejarle en nombre del colegio y de nuestro curso nuestras condolencias. Y que supiera que estábamos con ella en esa dura pérdida.

Pasan varios minutos y Daniel no encuentra nada. Vuelve a la sala y pregunta por sus compañeros. Una anciana le responde fuertemente

– ¡Ya se fueron! ¡Te han estado buscando!

Daniel corre velozmente por el callejón de la casa que da hacia la puerta de calle. Afortunadamente allí está Miguel esperándolo. Le pregunta por los otros dos amigos y le responde que ya se han ido.

Con Miguel, ambos caminan por las calles oscuras. Caminan abrazados para no caer al tropezar en las piedras y conversando acerca de Sebastián.
Miguel, bastante sereno le dice a Daniel.

– La muerte es nacer hacia otro universo. He sentido cómo su aliento penetra en mis oídos.

Daniel admirando su respuesta calla.

Al llegar a la casa de Daniel se despiden. Este extiende su mano, pero Miguel lo abraza para darle ánimos. Miguel sigue su camino. Mientras Daniel trata de abrir la puerta se fija que Miguel da media vuelta y regresa por el camino en el que recién habían venido. Daniel se pregunta para sí, ¿por qué él haría eso? ¿Adónde iría?
En su cama y con la luz de la luna penetrando su ventana Daniel esta aun despierto. No puede conciliar el sueño. Varias interrogantes lo perturban.

Sale al pasillo un momento y va hacia el cuarto de su madre, esta descansa plácidamente. Entra a la recámara y le da un beso en la frente luego se sienta a un costado de la cama y la acompañada en el sueño. Mira el techo, se mueve, mira por la ventana, suspira. Asimila las cosas. Empieza lentamente a cerrar sus ojos.

Corte.

Amanece y los chicos ya están en el colegio nuevamente. El bullicio se puede oír claramente.
Juan, Miguel y Pedro se acercan hacia Daniel.

-¿Dónde estuviste metido anoche que no te encontramos? ¿Cómo te viniste eh? –pregunta el líder de grupo Pedro a un sorprendido Daniel.
–Pues me vine con Miguel–, dice buscando sus ojos para que les confirmara.
Los tres voltean a mirarse estupefactos. Y Miguel aclara:
– Yo me vine con ellos.
– Los tres nos hemos venimos juntos–, reiteran al unísono.

El rostro de Daniel queda entumecido, como si el dato lo haya dejado helado.
-¿Con quién, entonces, he caminado yo por las calles oscuras hasta mi casa esta noche?

5.

Se empieza a escuchar: “Babel Soundtrack

Daniel (off): Eran las cinco de la tarde. Sebastián sería enterrado ese día. Todo el colegio se había agolpado para el funeral. La bandera de la escolta y los estandartes lucían cruzados de anchas cintas negras. La banda de guerra dejaba colgar crespones enlutados de las cornetas y tambores. La directora del Colegio había  ensayado en el patio una marcha fúnebre con el redoblar espaciado de las tarolas.

La marcha fúnebre se empieza a escuchar con gran estrépito. Pasan lentamente por donde están todos los compañeros. La gente con pañuelos en sus manos, gafas oscuras y velos es la moda del día. Daniel mira a Lucía desde lo lejos. Un hermoso sombrero negro adorna su bella figura. Realmente era una muchacha hermosa.


Daniel (off): Algo nos había invadido ese día. No conocíamos qué era, pero algo muy grave. Sentíamos pavor, sentíamos impotencia, un ardor en los huesos, tanto que los dientes nos trillaban. Era difícil decirle adiós a un compañero así, de buenas a primeras. Y tenía una responsabilidad más. Había sido nombrado para decir unas palabras de despedida en la ceremonia que le rendiría el colegio en el panteón de nuestro pueblo. Pero antes la Directora iniciaba su discurso pasando lista a nuestra curso para lo cual nos había hecho salir en formación hasta llegar al lado del cajón mortuorio.

La directora empieza a llamar alfabéticamente: Aguilar Luis, Angulo Manuel, Benitez César, Castañeda Tito...; y todos los aludidos responden:

– "¡Presente!".

Hasta llegar a... Gil, Sebastián. Llama repitiendo varias veces. El intervalo es sólo mudez y silencio. Un silencio sepulcral, tanto que si cayese un alfiler en ese momento resonaría como un potente eco.
 .
– Gil Lourido Sebastián–, llama por última vez poniendo el apellido materno.
Y entonces, al no obtener respuesta, volteando hacia el ataúd que contenía el cuerpo yaciente, dice estas palabras:

– "¡Ausente!".

Destapa su lapicero de tinta roja y anota en el Registro la falta con toda paciencia. Luego guarda parsimoniosamente el lapicero en el bolsillo, deja caer el registro al suelo ante el estupor de toda la concurrencia y alzando la cara de luto solloza:

– ¡Ha muerto! ¡Se ha ido!

La directora en su angustioso dolor deja correr lágrimas por su mejilla. Todos los presentes respetuosos se mantienen impávidos ante lo que observan.

Daniel (en off): Era el último adiós, era la despedida más cálida que jamás había hecho.

La directora llama a Daniel hacia adelante.

Vemos a Daniel con mucha seguridad caminando desde su asiento hasta llegar a la tarima. Pero primero le da la última mirada al féretro de Sebastián.

Mientras camina, escuchamos sus pensamientos en off.

Daniel (en off): Sí, Ha muerto, dos palabras que son un golpe estremecedor, como si recién nos acercáramos a la orilla del vacío absoluto. No lo medito, pero al empezar a hablar lo hago con las últimas palabras que Sebastián me soplara. La primera vez la noche en que hemos regresado de su velorio, al caminar juntos y abrazados hasta mi casa. Y siento que en este momento otra vez lo hace susurrándome a los oídos:

– "La muerte es nacer hacia otro universo…"

Fin de “Babel Soundtrack”

FUNDIDO EN NEGRO

Se escribe en letras blancas “EL ÚLTIMO ADIÓS”

Empieza “Home” y se escucha durante los créditos.


FIN



Notas:
-La obra está dedicada a la memoria de un gran amigo que falleció hace dos años en un trágico accidente automovilístico. Quise expresar mi pesar y todos los sentimientos que provocó su pérdida a través de este relato.
-Aunque no sé si se perciba, la ambientación de la obra seria en un pueblo rural de los años 60.
-La fotografía destacaría colores grisáceos y azules para destacar el duelo o la tristeza de la historia.
-Esta es mi primera incursión y espero que les haya gustado. Antes de enviarla vi modelos anteriores de las obras y realmente han sido muy buenas. Espero estar a la atura.

8 comentarios:

  1. Antes de nada: bienvenido, Nicolás!
    Ya intuía en tu escrito que en las tripas de esta historia había una vivencia personal... ¡qué bien que tengamos el DB para canalizar todas nuestras sensaciones y vivencias! Has hecho un ejercicio de generosidad al crear y compartir esta historia. Felicidades.

    La música me encanta... de hecho has elegido algunos de mis soundtracks favoritos de los últimos años.

    La forma de acercarte a la muerte me recordó un poco al inicio de Super 8, sobre todo por esa descripción del 'mundo infantil'. Me gusta que sea una obra juvenil y en el fondo un drama muy adulto.

    Todo el tratamiento de la muerte lo veo bastante ajeno a lo que se estila aquí en España. Quizás por influencia del cine americano, o por ser fiel a los 'ritos' del país sureño en cuestión, vi la historia con un toque de exotismo interesante. El final me parece genial, muy emotivo. Poco a poco Gay Harden se está convirtiendo en uno de los nombres de este DB!

    También tengo que confesar que al leer el argumento me asusté porque guarda cierto parecido con mi obra corta Lejla. Un parecido en 'la idea', aunque creo que esa base la hemos desarrollado de diferente manera. Ni que sea por esa 'conexión' temática, me encantará saber tu opinión de Lejla cuando se publique. Y ni qué decir que me /nos encantará leer más obras tuyas, Nicolas!

    De las obras fuertes de este DB!

    ResponderEliminar
  2. Hola Nicolás, yo tambien soy nueva en esto, y espero estar a la altura como tú que has entregado una historia muy brillante. Es un drama complejo interesante sobre ese asunto de la muerte de la cual no podemos hacer oidos sordos.
    Tenemos algunas tradiciones similares acá en Costa Rica, en eso de velar a los muertos y por alguna razón mientras leía la obra sí me imaginaba a ese pueblo rural antiguo.
    Me ha parecido muy interesante el tratamiento al personaje de Daniel (no conocia al actor que has escogido para interpretarlo), creo que tiene os matices suficientes para estar nominado al premio. Y aplaudo la musica que has escogido para las escenas, todas calzan.
    El único consejo que te puedo dar es tal vez haber desarrollado más ciertas escenas porque algunas me parecieron un poco cortadas bruscamente, al menos que esa haya sido la intención, pero me pareció un poco desencajado.
    De lo demas felicitarte por tu ópera prima.

    Saludos,

    Vivi.

    ResponderEliminar
  3. Notable tu trabajo Nicolás... El desarrollo y el final son elegantes y guarda tu obra un estricto aroma a nostalgia que se percibe constantemente.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Nicolas: Bienvenido al DB!!!
    Qué decir? todos en nuestras obras en mayor o menor medida escribimos algo que pensamos, sentimos, etc. Pero algunas, a lo largo de todos los DB, son claramente autobiograficas, de un hecho, de una relación, etc. Y esas obras, son, aquellas que más sentimos, porque sabemos que son reales, y que además de comunicarnos como escritores/lectores, lo estamos haciendo como personas. Me encanta que el DB sirva para que nos conozcamos, hagamos catarsis juntos, compartamos penas y alegrías. Es el mejor objetivo que puede tener el festival, mucho mayor que el plenamente literario. Asi que desde acá te aplaudo que hayas volcado tu vivencia en un escrito (que no es fácil) y te agradezco que lo hayas compartido.

    Y pasando al escrito como tal, la carga emotiva que tiene se transmite perfecto, el final es claramente lo mejor de todo, ese mensaje es tan tremendo como esperanzador, le da un cierre bárbaro a un historia tan triste.

    Y si, espero como mis compañeros que te tengamos escribiendo para los próximos DB!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos, soy Nicolás. Muchas gracias a los 4 por sus comentarios... en verdad me deja satisfecho saber que les ha gustado la obra. Estoy en planes de hacerla en guion para un corto, Dios mediante.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Nicolás: En verdad es muy grato que formes parte del DB, Bienvenido!

    Tu obra me ha gustado mucho, la manera en que has sabido plasmar en esta historia tu vivencia y sentimientos es muy emotiva, se hace fácil percibir la nostalgia de la misma, los datos técnicos que recalcas muy apropiados, y la música va en armonía con la historia.

    Felicidades, agradable opera prima!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Bienvenido, Nicolás Barreiro!

    Déjame decirte una cosa: has escrito una obra poderosísima, emocionalmente y estéticamente. Me ha encantado todo en esta obra, toda la filosofía y el tratamiento de la muerte. Esta obra me ha hecho erizar la piel, me ha hecho casi desbordarme en llanto, me ha hecho sentir cosas por muy dentro que jamás pensé que podría sentir leyendo una obra. Todo este escrito grita lo que sentiste o sientes, grita todo eso y me ha dejado fascinado. Es una obra sencilla pero tan enorme que no puedo con ella. Por el momento, tengo aquí a mi obra larga favorita. No he leído todas, pero esta se acercó tanto a mí que es imposible dejarla pasar.

    El soundtrack es hermoso y muy atinado. Me has hecho sentir muchas cosas, y te doy gracias por eso. Tal vez suene exagerado, pero es la verdad.

    ¡Muchísimas felicidades, que has escrito una obra mayúscula!

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho tu obra. Sé nota en cada diálogo tu experiencia personal y eso le da sin duda mucha sinceridad y honestidad a la propuesta. En mi obra, Smile (también la primera vez que participaba) primero quise hacer algo más sobrio y no tan cómico (también se basa parcialmente en una experiencia personal), pero me veía totalmente incapaz de conseguirlo. Tu lo has hecho. Felicidades!

    Saludos ;)

    ResponderEliminar